Praga en 4 días.

#prag #prague #republicacheca #praha #pragaen4días


Praga, posiblemente la ciudad que todo viajero quiere conocer alguna vez. Una ciudad con una arquitectura impresionante, encontramos una foto en cada esquina, repleta de visitantes de muchas nacionalidades, calles de adoquines, el sonido del tranvía, olor a masa y canela, vino caliente, más allá estatuas vivientes, más acá nos ofrecen tours, unos cuantos turistas soportan largos minutos frente al reloj astronómico, con fascinación sostienen su cámaras y teléfonos; allá lejos un callejón que nos llama y el frío que nos congela la nariz, nada pudo hacer el invierno para impedir que camináramos sus calles.

Existen algunos datos que son útiles antes de leer este post sobre Praga y que ayudan a evacuar dudas que todos tenemos previo a nuestro viaje (cambiar moneda, dónde dormir, transporte, etc.). Puedes leerlo aquí: #tipspraga #antesdellegarapraga #consejosútiles

¿CÓMO LLEGAR DESDE MÜNICH? Con asiento en Münich, tomamos un tren rumbo a Praga, y es importante saber que existen muchas opciones y horarios entre Münich - Praga, algunos con trasbordo y otros directo (como nuestro caso). Compramos el billete en la página web de la compañía de trenes Deutsche Bahn, una compra que realizamos el día anterior y pagamos el mismo precio que habíamos consultado meses atrás, la cantidad de euros 78, por dos billetes, ida, Praha Hl.n (estación central).

El trayecto Münich - Praga en tren, es de seis horas.

¿CÓMO LO HICIMOS?


Día 1 - Praga.

DÍA 1. Nuestro primer día comienza luego de instalarnos en el hotel. Rápidamente nos pusimos en marcha rumbo al Ayuntamiento con su Reloj Astronómico y la Plaza Vieja.


Izquierda: Reloj Astronómico. Al Fondo: Plaza vieja y Torres Iglesia.

La energía de estos lugares es increíble, el famoso Reloj congrega a cada hora a una muchedumbre que espera con ímpetu a los personajes que guarda el viejo reloj. Si no conoces la historia de este lugar visita este link para saber más.

Mientras se recorre la plaza vieja y ya desde el reloj astronómico, puede apreciarse las dos torres de la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, y aunque se encuentra un poco escondida fue nuestra siguiente parada. No estaba permitido sacar fotografías y la entrada es gratuita. Desde la Iglesia se podrá transitar por una peatonal con muchas personas en todos los sentidos, comercios y restaurantes que nos acercarán a la Torre de la Pólvora. Esta, una de las trece puertas que Praga supo tener en el pasado y que era un depósito de pólvora (de allí su nombre) es otra de las atracciones. Puede ser visitada (aunque nosotros decidimos no hacerlo).

La torre cuenta con 63 metros de altura. Puede ser visitada. Más información