FÜSSEN en un día.

Actualizado: 12 de abr de 2019



Este post, es la antesala de la visita al Castillo del Rey loco, la experiencia en sí, la contaremos en el siguiente capítulo. Para no ser extensos, dividimos en dos partes, y consideramos que contar un poquito sobre Füssen merece la pena.

Terminada la visita al campo de DACHAU, desandamos el camino. Tomamos frente a la administración del campo el bus hasta la estación de Dachau, allí el tren hasta Münich y desde aquí trasbordo a un tren con destino Füssen. Todo ello con el mismo billete que compramos para ir a Dachau, el "Bayern Ticket".

Desde Münich a Füssen tenemos aproximadamente 2 horas en tren, y debes saber que la última media hora es muy lenta, pero el paisaje nevado es maravilloso.

Llegamos a Füssen a para hacer noche allí, ya que a la mañana siguiente teníamos reservada la visita al Castillo del Rey Loco.

¿CÓMO LO HICIMOS? La mayoría de las personas visitan el Castillo de Neuschwanstein por el día de la visita, y no está mal, también con el mismo billete de tren podíamos haber retornado a Münich a última hora (y nos hubiéramos ahorrado un anoche de hotel) pero no fue lo que decidimos, quisimos quedarnos allí, conocer Füssen, descansar y además, por la hora que teníamos asignada la visita al Castillo nos ahorramos el madrugón que - de dormir en Münich - tendríamos que hacer para llegar a tiempo.


Hotel Fantasía. Füssen.

¿DÓNDE DORMIMOS? Reservamos por Booking el Hotel Fantasía y te lo recomendamos!. Llegamos aproximadamente a las 16:00, realizamos el check in, nos recibieron fantásticamente y el hotel superó nuestras expectativas. Pagamos una tarifa de 59 euros sin desayuno, sabemos que podíamos encontrar algo más económico, pero esta vez no buscamos mucho. De todas formas, estamos convencidos que guarda relación calidad - precio y que descansamos como reyes locos!.

Lo que sigue era conocer Füssen, caminamos por su calle principal Reichenstrasse a consejo de "María" la recepcionista del hotel. Conocimos la plaza Ritterstrasse, el castillo Hohes Schloss (el que lamentamos no poder entrar por la hora de llegada), el Monasterio de San Magnus y la hermosa Iglesia del Espíritu Santo, bajamos hacia el puente que cruza el río Lech para hacernos un tiempo y contemplar la ciudad desde ese lugar.


¿DÓNDE COMIMOS? Ya se había hecho la noche, por lo cual, buscamos un lugar para cenar. Llegamos por pura casualidad a Ludwigs Hotel, restaurant y cafe, confesamos que al principio dudamos en subir al restaurante, pero fue un acierto hacerlo. Cenamos en un ambiente muy tranquilo, nada extravagante, y sobretodo, delicioso. Cerramos la noche con el mejor strudel de manzanas de todo el circuito Alemania, pues, no hubo otro mejor. La oferta gastronómica en Füssen es variada, encontrarás muchas opciones, y si vas en invierno (como nosotros) todo cierra temprano.

¿QUÉ NOS PARECIÓ? Füssen para nosotros fue ese lugar en el mundo que no olvidaremos. Simple, pequeño, bello y tranquilo. No está repleto de turistas, aunque sí lo visitan por el famoso Castillo, pero para nosotros fue un poco más que una ciudad dormitorio. La disfrutamos mucho, y seguramente volveremos en alguna primavera para hacer sus montañas.

Terminada la jornada, enamorados la ciudad de Füssen, nos marchamos a descansar. Al siguiente día realizamos la visita al CASTILLO DEL REY LOCO, y en el siguiente link te lo contamos. #castilloreyloco #castilloneuschwanstein.

#Alemania #Füssen

[0598] 92687350.

MONTEVIDEO - URUGUAY.

  • aretéexplorer
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round