El Calafate. Argentina.


La Patagonia Argentina no exige presentación, pues, todos algo sabemos de ella.

Como hemos constatado en exceso información sobre esta zona, nos permitiremos hacer breves referencias sobre El Calafate, sus actividades, experiencias y también sobre El Chaltén.

El Calafate ha sido un destino esperado por nosotros, una suma y resta de sensaciones que explicaremos a continuación. Antes de llegar, nos abordaban muchas dudas: ¿Cómo trasladarnos desde el aeropuerto a la ciudad?, ¿es caro? ¿en dónde es mejor alojarse? ¿Cuántos días debo quedarme? entre muchas otras.


Traslado Aeropuerto-centro de El Calafate.

Debe saberse que el Aeropuerto Internacional Armando Tola se encuentra a 23 km del centro de El Calafate, por lo cual, aconsejamos tomar la opción de traslado (tipo shuttle) de un minibús que realiza el transporte de pasajeros aerpuerto-hotel. El costo es (para finales de 2021) de 1200 pesos argentinos. También al momento de la contratación puede coordinarse el regreso hotel-aeropuerto por un precio razonable. Asimismo, debe recordarse que la empresa vende sus plazas (que son aproximadamente 20) y luego no vende más asientos hasta su próximo horario, al menos eso sucede a última hora del día. Al descender del avión si se completa rápidamente este medio de transporte, la siguiente opción será abonar un taxi en sustitución y a otro valor.

Hotel modesto, pero con las comodidades suficientes.
Hotel Picos del Sur.

Alojamientos.

Sitios para reservar no faltan, opciones hay en exceso. De acuerdo a la temporada los precios son más o menos altos, pero, en todo caso, hay oferta variada. Lo más práctico es tomar unos días en El Calafate y luego trasladarse a El Chaltén para otras actividades de trekking. Dependiendo en la forma que uno piense trasladarse a El Chaltén será preferible o no seleccionar algún hotel cerca de la Terminal de buses. En nuestro caso, lo hicimos reservando un auto en una rentadora local, y les adelantamos, que es lo mejor.


Algunos precios.

El Calafate no es el lugar más económico de la Argentina, pues, bajo el razonamiento de que por su ubicación todo es 'caro' la oportunidad de encontrar valores que rondan lo absurdo es frecuente. De todas formas, y como en todos lados, bucenado en la ciudad puede hallarse lugares para comer, dormir y algunas compras a buen precio. Muchas cervecerías cuentan con ofertas, y la mayoría las exhiben en sus pizarras. Por ejemplo: 1/2 pinta a 250 pesos Argentinos, platos principales en promedio a 900 pesos, Hoteles a 4500 pesos con desayuno, etc. En concreto, es posible encontrar servicios ajustados a nuestro presupuesto.


Centro de El Calafate.

Excursiones:

es la estructura propuesta e impuesta (en muchos casos) para conocer algunos de los atractivos del lugar. De la amplia gama de ofertas, recomendaríamos el famoso minitrekking, (puedes leer sobre nuestra experiencia #minitrekkingí), y luego, de acuerdo al presupuesto de cada visitante se podrá seleccionar lo más adecuado. Es de estilo visitar el Glaciar, algunas estancias turísticas, algún museo o atracción local, tomar embarcaciones con diferentes propuestas, alquiler de medios de locomoción, etc. No hace falta preocuparse, por el centro de la ciudad se ofrece todo tipo de excursiones.


¿QUÉ CONOCER?

Es una ciudad pequeña. Todo se podrá conocer al cabo de dos o tres días. Con más tiempo disponible aumentan las posibilidades de descanso, de realizar experiencias gastronómicas, y ser un poco más selectivos frente a la oferta turística.

Hemos preferido ser genéricos en la redacción, pues, es posible conocerlo todo. También porque a nosotros no nos gustaron algunos sitios, excursiones y/o promociones, pero, hemos presenciado que otras personas han quedado fascinadas frente a aquellas cosas que no nos cautivaron. Es una cuestión de perspectivas.


¿QUÉ NOS PARECIÓ EL CALAFATE?

Nos encantó.

Los que tenemos un origen en paisajes llanos, sin nieve, ni colores como los que habitan en El Calafate, quedamos alucinados al pisar esa ciudad. Luego, nos encontramos con un centro poblado muy tranquilo (a no ser por los turistas que van y vienen), en donde es posible caminar sin prisa. El centro de la ciudad es muy pintoresco, y también es parte del paisaje una cantidad de perros que han conquistado las galerías de los comercios, unos auténticos personajes del lugar.

En verano tiene mucha luz, amanece muy temprano y el sol se esconde promediando las 22_00 hrs. Esto posibilita tomarse las cosas con calma para disfrutar los días.

Es una población que vive del turismo, y entorno a ello, todo da vueltas. Algunas veces nos resultó un poco agresivo la modalidad, pues, nos hicieron sentir que importaba nuestro gasto únicamente, pero suponemos forma parte de la identidad del lugar.

La gastronomía nos gustó mucho. Los comercios han canalizado el impulso de la cerveza artesanal (craft beer), algunas adecuaciones gastronómicas para captar más público y lo clásico que sigue presente. Una cultura del vino y la carne, algunos destellos de café y otras luces que te sorprenden en el plato. Un buen sitio para el turismo gastronómico. Todavía falta pulir, pero algunos ya han percibido este punto.

No sabemos si volveremos alguna vez, por ello, abordamos nuestra visita abiertos a lo que El Calafate ofrecía, y ceñidos a nuestro presupuesto.





















Hi, thanks for stopping by!

I'm a paragraph. Click here to add your own text and edit me. I’m a great place for you to tell a story and let your users know a little more about you.

Let the posts
come to you.

Thanks for submitting!

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Pinterest